Comunicado ICOM: museos y financiamiento

A medida que nuestros colegas brasileños evalúan el alcance de la devastadora pérdida del patrimonio cultural mundial tras el incendio en su Museo Nacional, nosotros, la comunidad internacional de museos, nos vemos obligados a enfrentar algunos hechos sobre nuestro sector.
La tendencia actual de reducción del gasto público en el patrimonio cultural amenaza la propia existencia de los museos en muchas partes del mundo. El término genérico “patrimonio cultural” es utilizado con frecuencia por los gobiernos nacionales para identificar el gasto en las propiedades históricas, los monumentos, los sitios y los museos de una nación, y cada uno de estos aspectos recibe solo una parte del presupuesto total.
La financiación pública para nuevos proyectos de capital museístico presenta una imagen inflada, ya que los fondos para las operaciones en curso están disminuyendo constantemente. Ante tal adversidad, los museos han demostrado una gran resiliencia y creatividad para atraer y generar nuevas fuentes de ingresos, desde patrocinadores y donantes a actividades comerciales. Sin embargo, estos modelos solo pueden ser sostenibles con un fuerte respaldo gubernamental en forma de políticas públicas y un claro compromiso de financiar las operaciones diarias de los museos.
La importancia de la inversión pública en el patrimonio cultural y en los museos no se puede sobreestimar. Nuestras instituciones son recursos públicos vitales que preservan nuestra memoria colectiva y nuestro legado para las generaciones futuras, tal y como lo hizo el Museo Nacional en Río de Janeiro. Son lugares incomparables de aprendizaje y descubrimiento para todos los estratos de la sociedad, incluso los más marginales.
Los gobiernos deben establecer políticas para apoyar esta misión crucial, priorizando la seguridad de los museos, así como la protección, el mantenimiento y la investigación continuos de las colecciones. Sin este apoyo, se descuidan aspectos vitales de las operaciones de un museo, lo que puede llevar a resultados desastrosos, como la experiencia brasileña ilustra dolorosamente.
El Museo Nacional de Brasil no se puede reconstruir de forma rápida y sencilla, pero el apoyo y la solidaridad de nuestra comunidad internacional de museos y la reacción del público general son testimonio de la fortaleza de nuestro campo y de la capacidad de nuestros museos para transformar vidas.
El Consejo Internacional de Museos (ICOM) hace un llamamiento a los responsables políticos de todo el mundo a raíz del desastre del Museo Nacional de Brasil, para que reconozcan la necesidad de cuidar los museos, asignar los fondos adecuados y desarrollar políticas que permitan a estas instituciones culturales llevar a cabo su vital papel en la sociedad para las generaciones venideras.
Estamos listos para colaborar con gobiernos nacionales y regionales, en particular el gobierno brasileño, con nuestras instituciones asociadas, ICCROM, la UNESCO y la OCDE, y otras organizaciones internacionales para reflexionar sobre el futuro de los museos y para garantizar que un desastre de esta magnitud no se vuelva a repetir jamás.

 

Fuente: http://icom.museum/es/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s